“Sé la verdad de la COVID-19, van a matarme”: viróloga que huyó de China acusa al Gobierno y la OMS

Li-Meng Yan estudió el virus en 2019 y advirtió, mucho antes que China y la OMS, que se transmitía de persona a persona. Ahora, escondida en Estados Unidos, teme por su vida.

Escondiéndose en los Estados Unidos, bajo amenaza de muerte y con miedo de que el Gobierno chino ataque a su familia. Así es como pasa sus días Li-Meng Yan, un renombrado virólogo de Hong Kong que escapó del gigante asiático en abril pasado, después de ser silenciada por «tener información que podría salvar miles de vidas» del coronavirus (COVID-19), una acusación que salpica también a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En una entrevista reveladora con Fox News publicada el 10 de julio, la experta dijo que planeó su escape, empacó su bolsa y se escabulló de los sensores y cámaras del aeropuerto. Si la atrapaban, podían encarcelarla o desaparecerla. Debería haberse refugiado en los Estados Unidos, donde ahora teme por su vida.

Li-Meng Yan fue acosada por el gobierno chino porque, según su relato, advirtió de la letalidad de la cepa «mucho antes» que cualquier entidad oficial.

Ex colaboradora de la Universidad de Salud Pública de Hong Kong, dijo que China se enteró del peligro que representaba el SARS-CoV-2 antes de informar a la OMS del brote en Wuhan el 31 de diciembre.

Yan, según su testimonio, fue uno de los primeros científicos en el mundo en estudiar el virus que causa COVID-19, convocado por el Dr. Leo Poon, un presunto contratista de la OMS.

Después de descubrir que el virus estaba transmitiendo muy rápidamente entre personas, algo que aún se desconozca, le informó de sus hallazgos. Pero Poon insinuó que podría perder la vida si la mencionaba públicamente.

La gente con máscaras sube una escalera mecánica en la estación de tren de alta velocidad en China. Foto: EFE.

«Ella me dijo que no tocara la línea roja, es decir, que no vaya en contra de los procedimientos del gobierno chino y que no contradiga sus principios. Si no, me metería en problemas y podría ‘desaparecer’, reveló Li-Meng Yan a Fox.

Leer También:  Niveles de aprobación de Trump se disparan

Yan también ha acusado a la OMS de «corrupción» y complicidad con China, una hipótesis que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha defendido desde el inicio de la pandemia.

La organización negó esta versión y le dijo a Fox que «muchas personas trabajan para ellos como consultores», pero no tienen datos que demuestren que trabajó para un laboratorio de referencia especializado en virus y pandemias.

También evitó tener entre sus archivos datos sobre Leo Poon, supervisor de Yan.

Coronavirus: cronología de un veto
Li-Meng Yan recuerda que reportó algunos de estos primeros hallazgos a su jefe, pero «ella simplemente asintió con la asintió» y le dijo que siguiera trabajando. El 9 de enero de 2020, la OMS emitió una declaración minimizando la transmisión del virus de persona a persona.

Los médicos e investigadores que habían discutido abiertamente la cepa de repente se quedaron en silencio. Aquellos en la ciudad de Wuhan, China, que más tarde se convertirían en el centro del brote, también guardaron silencio. Yan alertó de nuevo el 16 de enero; Sin embargo, esta vez fue más radical Leo Poon.

«Sabía que pasaría porque sé de corrupción entre este tipo de organizaciones internacionales como la OMS para el Gobierno de China y el Partido Comunista …. Sé cómo lo escondieron… Lo acepto, pero no quiero que esta información engañosa se propague al mundo», señaló.

Li-Meng Yan, ahora en la clandestinidad, añadió que el Gobierno está tratando de destruir su reputación. Llegó a los Estados Unidos el 27 de abril, después de volar durante casi 13 horas. Los funcionarios de aduanas la detuvieron.

«Te rogué que no me dejaras volver a China porque he venido a decir la verdad sobre COVID-19, protégeme. Si no, me matarán… me matarán. »

Yan recordó que la entrevistaron durante horas, tomaron su teléfono celular como evidencia, y sólo entonces le permitieron continuar. Según Fox News, el FBI también estuvo involucrado en la investigación de su declaración.

Leer También:  Candidata a Corte Suprema de EE.UU. preocupa a comunidad LGBTQ+

El virólogo dijo que los enviados del gobierno han destruido su apartamento en Qingdao, en el este de China, e interrogado a sus padres. «Probablemente nunca los volveré a ver», se lamentó. Difundir su verdad también hizo que su pareja le pidiera que se separara.

Fox News se puso en contacto con la sede diplomática china en los Estados Unidos, pero no conocían al especialista. «Nunca hemos oído hablar de él. El Gobierno chino ha respondido rápida y eficazmente al COVID-19 desde el principio. Todos sus esfuerzos han sido claramente documentados», dijeron en una declaración.

La cadena también solicitó una respuesta infructuosa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Asia y de los científicos acusados por Li-Meng Yan.

Horas después de la denuncia, expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegaron a Beijing para preparar una misión que quiere aclarar el origen de la pandemia.

Coronavirus: más de 560.000 muertes en todo el mundo
Mientras tanto, las muertes por coronavirus (COVID-19) en el planeta durante más de medio año de pandemia totalizaron 560.814, mientras que las infecciones superaron los 12,4 millones, según cifras de la OMS.

En las últimas dos jornadas se alcanzaron tasas récord de infecciones, en torno a 220.000 nuevos casos diarios a nivel global, aunque el número de fallecidos por día se mantiene estable en torno a los 5.000, como en los pasados dos meses.

América concentra casi la mitad de los casos, 6,4 millones, seguida de Europa, que se aproxima a los 3 millones, y Oriente Medio con 1,2 millones de contagios.

La lista de países más afectados la sigue encabezando Estados Unidos, con más de 3 millones de infecciones, seguida de Brasil, India, Rusia, Perú, Chile y México, que adelantó en las últimas horas a Reino Unido como el séptimo país con más contagios.

fuente